Hace semanas que nos apetecía disfrutar del campo, descansar en buena compañía y en un entorno rural. Reservamos la casa hace semanas y este finde llegó el día de ir a: Cal Griva. Una casa situada entre Berga y Solsona, una granja reformada para el agroturismo.

melon-and-co-escapada-al-campo

La casa está preparadísima para un grupo grande, nosotros eramos 12 adultos y 5 niños, cada pareja tenía su propia habitación en suite y compartimos un gran comedor- cocina abierto al salón, con grandes ventanales que enmarcaban el paisaje.

Además me encantó que tenían una calefacción 100% eco, y a pesar del frío que hacía en el exterior dentro se estaba bien calentito.

La casa pertenece a “Cal Pauet” una masia donde todavía después de 9 generaciones siguen con la explotación ganadera. Los más pequeños y también los mayores disfrutamos viendo los corderitos recién nacidos, algo completamente ajeno a nuestro día a día en la ciudad.

El sábado fue un festival gastronómico, desde el desayuno dulce y salado hasta el asado argentino que nos preparó Martín y sus ayudantes…mmmm…sin palabras!

melon-and-co-escapada-al-campo

Por la tarde fuimos a Solsona, una grata sorpresa! y así bajamos un poco la comida y nos ganamos la cena.

El domingo hicimos una visita a otra granja muy cercana, donde venden leche fresca recién ordeñada, aunque no nos atrevimos a probarla!

Para seguir con el festín gastronómico, la comida de domigo fue:  escaldums, plato típico de Mallorca, y aunque faltó el chef en jefe, nos quedaron bastante buenos 😉

melon-and-co-escapada-al-campo

Y por último, una buena siesta y de vuelta a la ciudad. Qué rápido pasa el tiempo cuando desconectas y qué lejanos parecen los problemas de cada día cuando sales de la ciudad!!

Un buen finde que nos ha hecho disfrutar del campo: descanso en buena compañía y productos de la tierra.

Un finde rural por todo lo alto:

Feliz semana!

B.